Todo lo que debes saber en relación al hipo

Comment

Blog

hipo

El hipo surge por una respiración súbita de aire, que ha sido provocada por contraer el diafragma y respectivos músculos intercostales. Se trata de una contracción a base de espasmos, que no se puede controlar y que por lo general se repite en forma de un extraño ruido y de una fuerte presión que aparece de la mano con el hipo.

¿Qué es el hipo?

Al respirar, muchos de los músculos del cuerpo trabajan con el objetivo de que el aire entre por nuestra boca o por nuestra nariz y consiga llegar hasta los pulmones a una importante velocidad. El diafragma es uno de los músculos principales. Ubicado en la zona inferior a los pulmones, al abrirse o cerrarse, podemos hablar de inhalar o exhalar.

Al contraerse el diafragma, el tórax aumenta de tamaño y el aire accede a nuestro interior. Mientras que cuando el diafragma se relaja, es el tórax el que se contrae y permite que el aire salga de nosotros. El encargado de controlar estos movimientos es el nervio frénico, que controla al diafragma y que es el culpable de la aparición del hipo.

¿Por qué aparece?

Ya sabemos quién es el culpable de la aparición del hipo, ahora toca saber por qué el nervio frénico sufre problemas y provoca las peculiares contracciones que se traducen en hipo.

Son muchas las diferentes causas existentes, aunque las principales tienen un origen psicológico, mientras que otras son más físicas. Es posible que si comes demasiado rápido o en abundancia, la respiración acabe descontrolándose y acaba provocando el hipo.

Si abusas de las bebidas alcohólicas o carbónicas, tienes todas las papeletas de padecer hipo. Aunque también son varias las cuestiones psicológicas que pueden provocar la aparición de hipo. El ejemplo más claro lo tenemos en la ansiedad, que provoca un descontrol en relación al nervio frénico y le impide trabajar con normalidad.

Algunas curiosidades

El hipo ha dejado algunas curiosidades. ¿Sabías que afectaba a prácticamente todos los mamíferos, no solo a los humanos? Tenemos un sistema respiratorio muy similar que sufre las mismas alteraciones.

El hipo tiene una frecuencia por minuto que puede ser muy diferente en cada uno de los casos. Normalmente suelen darse unas dos o tres veces por minutos, pero han habido casos en los que se han llegado a tener 30 por minuto, una cifra algo alarmante.

Se dice que Charles Osborne, un granjero norteamericano, tuvo un ataque de hipo que comenzó en el año 1922 y terminó en 1990, con un total de 68 años. Por supuesto, este sería el ataque de hipo más largo de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR