Consejos a la hora de realizar un servicio de impresión digital

Comment

Blog Consejos
servicio-impresion

Es evidente que la impresión digital presenta muchas ventajas frente a la tradicional. Cuestiones como la rapidez a la hora de contar con el trabajo final terminado, la posibilidad de personalizar los productos, poder modificar el diseño hasta el momento previo a la impresión y el hecho de resultar mucho más económica marcan la diferencia.

Acudir a sitios de confianza

Los sitios donde realizar impresiones abundan por Internet. Sin embargo, es importante acudir a lugares de confianza, avalados por su buena reputación, como, por ejemplo, la imprenta Flyeralarm. Pero, para obtener un resultado totalmente satisfactorio, hemos de cuidar una serie de aspectos antes de mandar nuestros archivos para su impresión.

Qué hemos de tener en cuenta antes de solicitar la impresión

Hemos de tener claro que un trabajo puede verse perfecto en nuestro monitor, pero a la hora de imprimirlo puede variar mucho. Para que esto no sea así, hemos de controlar distintos aspectos. En primer lugar, la resolución. Esta nunca ha de ser menor de los 150 ppp y lo más aconsejable es que ronde los 200 o 300 ppp. En cuanto a los colores, lo mejor es indicarlo en el modelo CMYK, que es el que se utiliza para imprimir. De esta manera, aseguraremos la correspondencia de los colores que vemos en pantalla con los que obtendremos en el resultado final.

Aunque pueda parecer demasiado obvio, nunca está de más recordar que, si el archivo cuenta con algún texto, debemos repasar su ortografía para evitar disgustos de última hora. Además, las tipografías han de estar trazadas, pues, de no estarlo, pueden dar problemas de impresión. Y, respecto al uso de color en los textos, lo ideal es no utilizarlo, si estos no son de un tamaño superior a 12 pts., ya que, en los textos más pequeños, suele quedar un halo de color rodeando las letras.

Si nuestro trabajo consiste en un texto sobre una imagen, hemos de tener mucho cuidado, pues es posible que este no se lea bien. Hay un truco para evitarlo, que implica aclarar la imagen bastante más de lo que creamos que puede ser necesario.

Tampoco debemos olvidar indicar cuál es la orientación adecuada de la página, pues podemos recordarla simplemente con una flecha.

Debemos revisar bien todos los tamaños y proporciones para que la composición resulte equilibrada y armónica. Una manera sencilla de asegurarnos de que todo está correcto es hacer una prueba de impresión doméstica. Es un modo efectivo de comprobar que todo se ajusta perfectamente a la imagen que teníamos en mente.

Además, debemos tener en cuenta que siempre hay que dejar un margen se seguridad en el documento de aproximadamente 2 o 3 milímetros por cada lado para evitar que queden márgenes blancos en el producto final.

Una vez contamos con el diseño y todas las comprobaciones pertinentes, lo más adecuado es convertirlo en un archivo de tipo PDF, ya que presenta un formato cerrado que evitará problemas de modificaciones por error.

Ya solo nos resta esperar al producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR